Hollande no pudo convencer a Obama de unir fuerzas con Rusia

0

El presidente francés, Francois Hollande, se reunió en Washington con su par de Estados Unidos, Barack Obama, para intentar convencerlo de unificar su ofensiva militar contra el Estado Islámico (EI) con la de Rusia, pero no pudo despejar las dudas de su anfitrión, quien condicionó una alianza global a un “giro estratégico” previo de Moscú.

Tras los atentados que mataron a 130 personas en París, reivindicados por el EI, Hollande se comprometió a esforzarse para que las coaliciones que actualmente dirigen Estados Unidos y Rusia contra esa milicia islamista en Siria se conviertan en una única. Uno de los temas que los separa es la continuidad o no del presidente sirio Bashar al Assad, aliado de Moscú y enemigo de Occidente.

En una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca, los dos mandatarios coincidieron en la necesidad de reforzar su ofensiva militar contra el EI, pero discreparon sobre la participación de Rusia y, más sutilmente, en su reacción al derribo de un avión militar ruso por parte de Turquía en la zona fronteriza entre este país y Siria.

Según Ankara, sus aviones dispararon contra la nave rusa luego de enviar varias advertencias de que estaba violando su espacio aéreo. Moscú, en tanto, rechazó haber cruzado la frontera y acusó a las autoridades turcas de ayudar al EI y a otros rebeldes que pelean para derrocar al presidente sirio Al Assad.

Esta crisis parece haber distanciado otra vez a Estados Unidos y algunos de sus aliados, de Rusia.

“Como todo país soberano, (Turquía) tiene derecho a defender su territorio y su espacio aéreo. Lo que sí creo es que esto apunta a un problema con las operaciones rusas que ya lleva un tiempo”, aseguró Obama, quien volvió a acusar a Moscú de no estar bombardeando sólo al EI, sino también a otros grupos rebeldes pro occidentales.

“Si Rusia dirige sus energías contra Daesh (sigla en árabe del EI), será más improbable que ocurran algunos de estos conflictos”, agregó Obama, citado por la agencia de noticias EFE.

Hollande, que se reunirá el próximo jueves con su par ruso, escuchó el pedido de Obama y prometió que pedirá a Vladimir “Putin lo que ya dije varias veces: que los ataques aéreos deben ser contra Daesh, contra el terrorismo”.

Pero lejos de cargar las tintas sobre Moscú, el presidente galo volvió a hacer hincapié en que la crisis de hoy demuestra la necesidad de coordinar y unificar las dos grandes ofensivas militares aéreas que actualmente intentan destruir al EI: la de la coalición internacional encabezada por Estados Unidos, que incluye a Europa, los países del Golfo Pérsico y Turquía; y la rusa.

“Es un suceso grave, que lamentamos. Debemos prevenir cualquier escalada, vemos cuáles son los riesgos. Debemos coordinarnos”, aseguró Hollande.

El presidente francés agregó que “Turquía debe investigar y ver si ciertamente se traspasó la frontera”, agregó, alejándose de la posición tomada por Estados Unidos y la OTAN en una reunión posterior en Bruselas.

Pese a que gran parte de la atención la atrajo la reciente crisis turco rusa, provocada por el derribo de un avión ruso y el posterior ataque contra un helicóptero ruso de rescate en territorio sirio, el objetivo inicial de Obama y Hollande era discutir cómo fortalecer la ofensiva militar contra el EI después de que esta milicia se adjudicara la autoría de los sangrientos atentados de hace dos semanas en París.

Más tarde, el Ejército francés informó que bombardeó y destruyó un centro de comando del EI cerca de Mosul, la llamada capital de la milicia islamista en Irak, según informó el canal de noticias France 24.

La cita de hoy en Washington se enmarca en el maratón diplomático que comenzó ayer Hollande al reunirse con su par británico, David Cameron, y que continuará mañana en París con un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel, y el jueves con el primer ministro italiano, Matteo Renzi y el presidente ruso, Vladimir Putin.

Mientras tanto, en Francia la Fiscalía general informó hoy que dos de los tres atacantes muertos en el operativo policial en el suburbio capitalino Saint Denis la semana pasada, uno de ellos el presunto cerebro detrás de los ataques del 13-N, estaban planeando atacar el centro financiero de París, La Défense.

El fiscal general, Francois Molins, explicó en una conferencia de prensa, que el presunto cerebro de los ataques de París, Abdelhamid Abaaoud, murió en Saint Denis junto a su prima Hasna Aitboulahcen y a un hombre, que todavía no ha sido identificado porque no era un hombre conocido por las fuerzas de seguridad francesas.

Molins también anunció que la Fiscalía acusó formalmente de cómplice de una organización terrorista a Jawad Bendaoud, el hombre que alquiló el deparatamento de Saint Denis a Abaaoud y que fue detenido el mismo día del operativo policial en ese suburbio parisino.

Al mismo tiempo, la Policía belga difundió una imagen de Mohamed Abrini, un hombre de 30 años que fue filmado dos días antes de los atentados de París junto con el atacante fugitivo más buscado, Salah Abdeslam, en una estación de servicio en una ruta con dirección a la capital francesa.

Abrini estaba detrás del volante del Renault Clio, uno de los tres autos utilizados en la noche de la ola de atentados en París y, por eso, se convirtió en el nuevo hombre buscado por Bélgica y Francia.

Los nuevos resultados de la investigación francesa se conocieron en paralelo con las primeras ceremonias de sepultura de las 130 víctimas de los atentados.

Con homenajes privados y despedidas colectivas en diferentes lugares del país, algunas de las familias de las víctimas informaron a través de las redes que el Instituto Médico Legal de la capital comenzó a entregar los cuerpos para que puedan ser velados y despedidos por sus seres queridos.

Share.