Un alivio para los maltratados afiliados del PAMI: Ahora podrán acceder al sistema provincial de salud

0

Aseguran que el PAMI – Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados – es la obra social más grande de Latinoamérica. Pero esa característica es sólo en términos cuantitativos, porque si se valoran sus cualidades o calidad de atención a los afiliados, con seguridad está entre las más deficitarias o peores.

“El PAMI es burocracia pura y un monstruo corrupto de varias cabezas: funcionarios nacionales, profesionales de la salud, droguerías, farmacias o dueños de clínicas y sanatorios. Todo es un negocio. La prioridad es eso, el dinero y lo secundario si la prestación es buena o mala”, le dijo esta mañana un ex y alto funcionario de PAMI en San Luis, que pidió reserva de nombre porque de alguna manera colaboró en la propuesta para que los beneficiarios de PAMI en la Provincia se puedan atender en el sistema público, tal como lo anunció ayer el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá.

Entre las falencias más graves, es que se trata de una obra social “capitada” donde el afiliado es rehén de alguna manera de médicos, farmacias o especialistas. ¿Por qué?: Porque el PAMI sólo paga a quienes tiene conviene con la institución y el paciente sólo por atenderse allí.

Por ejemplo, un jubilado con domicilio en Concarán no puede consultar, realizarse un tratamiento, internarse, operarse o internarse en alguna clínica de San Luis o Villa Mercedes. Debe hacerlo en su pueblo, no se le permite elegir el profesional.

Siguiendo con este caso para graficar. Si el médico o centro de salud privado de Concarán no puede cubrir la necesidad del afiliado puede ordenar la derivación, pero lo tiene que hacer a Merlo y sí ahí tampoco pueden, bueno llega el traslado a un punto de mayor complejidad, pero siempre elegido por el PAMI.

Pero las derivaciones no son un trámite sencillo porque la clínica de origen o del domicilio del afiliado, recibe dinero todos los meses de acuerdo a una cápita establecida por cantidad de posibles pacientes en su zona, y cuando autoriza un traslado tiene la obligación de pagar el tratamiento al profesional o sanatorio al que se envía a la persona.

Esto explica por qué las clínicas o médicos “estiran” las autorizaciones para que el paciente se atienda en otro lugar. Juegan al límite con la salud.   

El escenario fue advertido por el Gobernador y este jueves en el marco de la reunión del Consejo Económico y Social, anunció una propuesta que genera para jubilados y pensionados puntanos una opción interesante.  “Los jubilados que requieran atención médica podrán elegir entre ir a PAMI o al sistema provincial, que será una alternativa que se llevará adelante con los médicos de la Carrera Sanitaria, cuya ley modificaremos para implementar esta medida”, dijo.

El jefe de Estado recalcó que “no vamos a perjudicar al sector privado de la salud, porque las cápitas del sector privado continuarán para las clínicas, mientras que el PAMI no tendrá que pagarnos; el Gobierno de la provincia está invirtiendo en nuestros jubilados”.

“Una vez que esté todo firmado abarcaremos todo el territorio que sea necesario y todos los hospitales estarán a disposición de los jubilados, incluido el Hospital Central ‘Ramón Carrillo’”, concluyó.

Share.